Dos iniciativas serranas reconocidas en el Premio Ecológico a la Siembra de Agua de Sur Futuro

Noviembre 29, 2017.

El pasado 28 de noviembre fue celebrada la cuarta edición del Premio Ecológico a la Siembra de Agua que otorga la Fundación Sur Futuro, para reconocer y motivar iniciativas ejemplares que trabajen a favor del recurso agua, incluyendo proyectos de la reforestación, conservación de bosques, y de uso eficiente y control de la contaminación del agua.

En esta ocasión, dos iniciativas desarrolladas en la zona de intervención del Plan Sierra fueron seleccionadas entre decenas de propuestas recibidas, para ser reconocidas como finalistas en dos de las categorías del premio, resultando una de ellas ganadora.

En la Categoría A o Premio Arturo Grullón, que reconoce iniciativas de reforestación en cuencas altas y otros espacios naturales que abastecen de agua a poblaciones determinadas, fue galardonada la iniciativa de “Reforestación y Desarrollo de la Silvicultura en Clavijo”, en la provincia Santiago Rodríguez, la cual fue presentada por las asociaciones comunitarias Ubaldina García y Valentín Báez.

Con este proyecto se ha logrado que en un período de 25 años más de 100 familias cambien su modo de vida y de manejo de recursos naturales, al transformar su agricultura de montaña, en producción forestal. Esto ha permitido el renacer de los arroyos: Los Caimitos, El Tabaco, Guanábano, Calderejo y Cañada de Palma, afluentes del río Clavijo, el cual ha visto como aumenta y mantiene su caudal todo el año. Este río es a su vez afluente del Cana, el cual vierte sus aguas al Yaque del Norte.

Considerada por el Plan Sierra como una de las experiencias de reforestación de mayor éxito en la parte media de la Cuenca del Yaque del Norte, se trata de una iniciativa comunitaria surgida a principios de los 90, que ha transformado por completo y de manera favorable la cobertura vegetal de la zona y la vida de los clavijeros, a partir del desarrollo de la producción sostenible de bosques de Pinus caribaea Var. caribaea en distintos parajes de la sección de Clavijo. La experiencia involucra a un total de 105 comunitarios (16 mujeres y 89 hombres), que han pasado de ser principalmente agricultores de pequeños conucos (“Conucos de Sancocho”, como tradicionalmente se les conoce allí) a ser silvicultores de más de 5,800 tareas en total (plantaciones mayores a tres años).

Con el reconocimiento, las asociaciones Ubaldina García y Valentín Báez recibieron la estatuilla del premio y 500 mil pesos, que planean invertir en varios proyectos comunitarios, incluyendo más reforestaciones, rehabilitación de caminos, estudio preliminar de factibilidad para la construcción de una pequeña presa en el río Clavijo y un reconocimiento comunitario a reforestadores destacados.

En tanto que en la Categoría C o Premio Padre Louis Quinn, dedicado al uso eficiente del agua y conservación de su calidad, fue finalista la iniciativa “Logrando el sueño del agua en los hogares de Los Pilones y El Papayo”, presentada por la Asociación de Comunitarios del Acueducto Rural San Francisco de Asís y Asociación de Acueducto Rural El Papayo, del Distrito Municipal de El Caimito, Jánico.

Se trata de un proyecto modelo que unificó a las comunidades de Los Pilones y El Papayo para el logro de uno de sus sueños más anhelados: contar con un acueducto que llevara el agua a sus 138 hogares. Estas comunidades se encuentran en los rompecuencas de dos importantes afluentes del Rio Bao (abastecedores de la Presa de Bao), el rio Baiguaque y el rio Guanajuma.

Luego de casi 20 años, los líderes comunitarios de ambos poblados organizaron las comunidades en torno a este sueño, logrando superar todos los retos estructurales, técnicos, administrativos y sociales que interponía traer el agua por gravedad desde 750 metros sobre el nivel del mar, entre escarpadas montanas, y desde 18 kilómetros de distancia, donde se ubicó la más cercana opción de fuente de agua apta para el consumo humano.

Hoy en día estas comunidades cuentan con sistemas de agua que brindan un servicio permanente a los hogares, operados, mantenidos y administrados con amor por los comunitarios, que de ninguna manera deseamos volver atrás a cargar el agua en animales. Esta iniciativa ha marcado un antes y un después en la zona, abriendo las distintas oportunidades de desarrollo que brinda el acceso mejorado al agua en los hogares y distinguiéndose como un proyecto comunitario a seguir en el municipio. Asimismo, en vez de irse de la zona, más familias ahora se sienten motivadas a permanecer y los familiares ausentes se han motivado a visitar más.

La meta y compromiso ahora es garantizar la sostenibilidad del proyecto y para ello se realizan actualmente gestiones para adquirir propiedad de los terrenos donde se encuentra la preciada fuente de agua, de manera que se logre custodiar más efectivamente, sobretodo poniendo en marcha actividades de reforestación aguas arriba de cara a preservar este vital recurso.

Al pronunciar el discurso central de la premiación, la Sra. Melba Segura de Grullón, anfitriona de la actividad y presidenta de la Fundación Sur Futuro, manifestó que “quien siembra agua es una persona especial, una persona que vive y practica el amor por su lugar, por su provincia, por su país”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: